Desde los márgenes

Página oficial de Javier Giraldo Moreno, S.J.

Portada del sitio > Acciones jurídicas > Derechos de Petición > Derecho de Petición No. 3 al Presidente Juan Manuel Santos

Derecho de Petición No. 3 al Presidente Juan Manuel Santos

Por: Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Domingo 13 de febrero de 2011, por Javier Giraldo M. , S.J.

"...Continúa siendo manifiesto el propósito de exterminar la Comunidad de Paz y de justificar por cualquier medio los atentados contra sus integrantes..."

Bogotá, febrero 13 de 2011

 

Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de la República
Ciudad

 

 Ref: Rad: EXT10-00099660, nov. 3/10
 Rad: EXT11-000006335, en. 24/11

 

   
De toda consideración.
Como representante de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, invoco nuevamente el derecho constitucional de petición, consagrado en el artículo 23 de la Constitución Nacional, para solicitarle, de manera apremiante, medidas urgentes que eviten nuevos crímenes contra dicha Comunidad de Paz.
Los hechos que se vienen presentando y que motivan este derecho de petición son los siguientes:

  • El domingo 30 de enero de 2011, en la vereda Playa Larga de San José de Apartadó, contigua a la vereda La Esperanza donde hay un asentamiento de la Comunidad de Paz, nuevamente un grupo paramilitar manifestó a una familia que “esa comunidad era una h.p, comunidad guerrillera y que no descansarían hasta acabarla”.
  • El miércoles 2 de febrero de 2011, hacia las 19:00 horas, en el lugar llamado Bocas de la Sucia, a 15 minutos del caserío de San José, fue asesinado en su casa WILLIAM DE JESÚS DAVID HERNÁNDEZ, de 58 años. Un hombre vestido de traje oscuro llegó y le disparó, asesinándolo en su casa. Sus vecinos escucharon el tiro hacia las 19.00 horas. La comunidad, en solidaridad con su familia, acudió el 3 de febrero al lugar para verificar lo sucedido y comunicarlo a la Defensoría del Pueblo.
  • El mismo miércoles 2 de febrero de 2011, hacia las 5:00 horas de la madrugada, dos hombres armados, con trajes oscuros y en una moto, fueron a la casa de un familiar de Eduar Lanchero, acompañante de la Comunidad, en la ciudad de Barranquilla; allí golpearon la puerta y decían que necesitaban a ese h.p. de Eduar. Después de estar como cinco minutos gritando lo mismo y de golpear fuertemente la puerta, se marcharon.
  • El domingo 6 de febrero de 2011, hacia las 11:00 horas, un grupo de 20 paramilitares con armas largas y uniformes de camuflado, llegaron a los limites de las veredas Alto Joaquín (integrante de nuestra Comunidad de Paz) y Murmullo Alto (vereda limítrofe), donde convocaron a una reunión a los pobladores y mostraron una lista con varios nombres de miembros de nuestra Comunidad de Paz a quienes dijeron que iban a asesinar. En dicha lista se encuentran varios coordinadores de asentamientos de la Comunidad, acompañantes, miembros del Consejo Interno y otros integrantes de la Comunidad. Afirmaron, además, que el trabajo agrícola que desarrolla nuestra Comunidad es para la guerrilla y que la orden que tienen es “acabar esa h.p. comunidad guerrillera”.

Como puede comprobarse, no hay cambio alguno en el comportamiento de los actores armados que actúan con apoyo del Estado en la zona. Continúa siendo manifiesto el propósito de exterminar la Comunidad de Paz y de justificar por cualquier medio los atentados contra sus integrantes.
El caso de EDUAR LANCHERO es ampliamente conocido por otros múltiples derechos de petición elevados a la Presidencia y por muchos requerimientos hechos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Gobierno de Colombia, sin que el Gobierno haya dado respuestas pertinentes. En la última audiencia dejé en claro que las propuestas de protección del Estado no son pertinentes, pues quienes han manifestado su intención de asesinar a Eduar son agentes del Estado o paramilitares que trabajan a su servicio: son varios oficiales de la Escuela de Cadetes José María Córdoba y varios paramilitares que trabajan o han trabajado al servicio de los coroneles Néstor Iván Duque y Germán Rojas, comandantes del Batallón Bejarano Muñoz, de la Brigada XVII, relación que ha sido confesada, tanto por los oficiales como por los paramilitares.
Preocupa profundamente a la Comunidad la seguridad de WALTER CERPA, coordinador del asentamiento de Alto Joaquín, de la Comunidad de Paz, quien ha sido visitado y preguntado frecuentemente por militares y paramilitares que recorren las zonas aledañas al asentamiento y que ahora está en las listas exhibidas por los paramilitares para asesinar.
Preocupa también, nuevamente, la libertad con que se movilizan y actúan destacamentos paramilitares en la vereda Batata (municipio de Tierralta, Córdoba) y en el corregimiento de Nuevo Antioquia (municipio de Turbo, Antioquia), así como en zonas aledañas a la vía entre la ciudad de Apartadó y el caserío de San José, pues son esos destacamentos paramilitares, los cuales actúan con plena aquiescencia de las autoridades, los que están cometiendo los crímenes y recorriendo el territorio de los asentamientos de la Comunidad de Paz. La ejecución extrajudicial del Señor WILLIAM DE JESÚS DAVID HERNÁNDEZ, el pasado 2 de febrero, revela la libertad de acción que tienen en una zona altamente controlada por el Ejército y la Policía. Dado el carácter pacífico y ajeno a todo tipo de conflicto del Señor David, se cree que su muerte fue una “equivocación”, al ser confundido con otro poblador, pues él no era integrante de la Comunidad de Paz, o un anuncio a la Comunidad de Paz de que seguirán exterminando a sus integrantes en la zona.
Le ruego, pues, Señor Presidente, de manera encarecida, que acate las resoluciones la Corte Interamericana de Derechos Humanos y las sentencias de la Corte Constitucional; intervenga la Brigada XVII y el Comando de Policía de Urabá, retire de allí a tantos oficiales que por años han desconocido la Constitución y las leyes, el Derecho Internacional y la normas elementales de la ética universal, integrando dichos destacamentos con personal que respete la Constitución y la Ley, los tratados internacionales de derechos humanos y tengan un elemental respeto por la dignidad humana.
Como a la Comunidad le preocupa profundamente la insensibilidad manifiesta en el Gobierno frente a tantas atrocidades y la dilación de toda respuesta y solución, le remito en anexo el listado de las víctimas de la Comunidad de Paz, entre 1997 y 2010.

De antemano le agradezco su atención a la presente petición y espero su respuesta, dentro de los términos legales, en la dirección abajo consignada.

Atentamente,
 
Javier Giraldo Moreno, S. J.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.