Desde los márgenes

Página oficial de Javier Giraldo Moreno, S.J.

Portada del sitio > Acciones jurídicas > Derechos de Petición > Derecho de Petición sobre Marmato al Ministro de Minas y Energía

Derecho de Petición sobre Marmato al Ministro de Minas y Energía

Miércoles 14 de marzo de 2012, por Javier Giraldo M. , S.J.

Si el Gobierno, en lugar de tomar partido por capitales multinacionales que sólo buscan saquear nuestros recursos en función de un enorme lucro que no beneficiará ni de lejos a las poblaciones nativas, se decidiera a cumplir su obligación constitucional con los sectores sociales más vulnerables, aplicaría lo previsto en el Capítulo V de la Ley 70 de 1993, artículos 26 a 31, adjudicándoles conjuntamente, con prelación, la explotación minera a las comunidades indígenas y negras en el mismo territorio (Art. 27 y 28), asesorándolas técnicamente en la protección del medio ambiente (Art. 29 y 30).

Es sabido que la multinacional, para ganar la aceptación de los mineros a su proyecto ecocida, les ha prometido trabajo bien remunerado con prestaciones sociales. En la población es bien conocido, sin embargo, lo sucedido en una mina cerrada y destruida por Medoro Resources, en la cual laboraban más de 80 mineros y de los cuales sólo 2 fueron vinculados a trabajos de la multinacional. Pero la población argumenta, con razón: ¿por qué vienen a ofrecernos trabajo a los marmateños, cuando siempre lo hemos tenido? ¿Acaso no vienen más bien a quitarnos el trabajo?

Es de público conocimiento que Marmato tiene una tradición de explotación aurífera de 500 años. Su misma arquitectura fue configurada en función de esa relación con el suelo, lo que llevó a declarar el poblado “Monumento Nacional” mediante Resolución No. 02 de 1982. Consta que mediante el Oficio No, 316 del 28 de julio de 1988, la Subdirección de Patrimonio Cultural de COLCULTURA le ofreció al municipio asesoría para delimitar las zonas de interés histórico y ambiental y el manejo de las intervenciones. Se supone que otra de las obligaciones constitucionales del Estado es proteger ese patrimonio cultural que la Constitución define como bienes “inalienables, inembargables e imprescriptibles” (Art. 72). Por ello indigna aún más el que, para someterse a los intereses espurios de la multinacional, el Gobierno haya terminado por borrar de la lista de Monumentos Nacionales el centro histórico de Marmato, abandonándolo a la voracidad rentista de la multinacional, la que se inventó supuestas “avalanchas” para destruir sus construcciones institucionales y sus residencias más antiguas, en orden a desalojar el Patrimonio y convertirlo en mercancía envilecida.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.